Estoy publicando esta entrada de El Bestiario un poco muy tarde, lo sé, pero les aseguro que tengo una buena excusa. Lástima que no la puedo compartir así que nada más tendrán que confiar en mí.

Lo que sí les puedo decir es que se acerca un cambio importante en mi vida, uno que yo sé no será fácil en ninguna capacidad, pero tiene un par de efectos positivos en la misma. Uno de ellos es que, después de casi cinco meses de vida, podré finalmente darle a GameBeast el enfoque que merece el sitio y sus fans (los cinco que tenemos, los amamos). No que haya descuidado el sitio en el pasado por que no es el caso; lo que esto quiere decir es que ahora podrán encontrar mucho más de lo que han encontrado hasta ahora.

Me estoy preparando para una junta con el equipo de GameBeast, el cual, me encanta ver, ha crecido poco a poco con gente talentosísima que quieren ver el sitio crecer tanto como yo. Estamos trabajando en mayor parte en contenido audiovisual que ustedes puedan disfrutar a través de YouTube y Facebook (hay un par de pavos en ese horno que ya quiero tomar y morder y romper sus huesos con mis fauces), pero les avisaremos más sobre eso más adelante.

También, como dijimos en Twitter, estamos trabajando en preparar un segundo #RandomEncounter para, una vez más, pasar un rato con la comunidad, hacer nuevas amistades, y simplemente asegurarnos de que nuestros gritos de “los videojuegos son chidos” hagan eco a través del internet.

Debería agregar que tenía planes de cambiar el front-end del sitio por algo un poco más atractivo, pero si les soy totalmente franco creo que eso tendrá que esperar.

Para terminar, un update de lo que he estado jugando estas semanas: primero, Attractio, un gran juego de puzzles 100% mexicano que es Portal pero mucho más retador. Hablamos mucho de él en los últimos podcasts. Además, finalmente me uní al culto de Humberto e Irving jugando SOMA de Frictional Games (los chistosos detrás de Amnesia: The Dark Descent). Juegazo, con una gran narrativa y atmósfera. Finalmente, The Witness, un encantador título que no puedo evitar sentir carece de profundidad; haré una reseña pronto para explicar de qué hablo.

Bueno, eso es todo por esta ocasión. Nos vemos en dos semanas, pero estense atentos a Twitter y Facebook para tener un poco más de información sobre todo lo que se viene—estas cartas editoriales son una buena fuente para saber un poco de lo que está sucediendo, pero no lo son todo.

– Diego

Share.

About Author

The Damn Beast

Una maldita bestia. Trans-minotauro. Autor de ciencia ficción y fantasía de The Armor of God. Escribo de videojuegos y cultura pop aquí y allá (pero más seguido aquí). A veces pretendo cantar metal y puedo agarrar una guitarra sin romperla. También me gusta levantar cosas pesadas.

Leave A Reply